21 julio, 2016

La leyenda de Miljenko y Dobrila (Kaštel Lukšić)

Kastel Rusinic


Segunda mitad del siglo 17. 

Esta es la trágica  historia de amor de Dobrila y Miljenko, ambos miembros de  familias nobles, Dobrila pertenece a la familia Vitturi, y Miljenko a la familia Rusinić.
Los dos se enamoran, pero debido a la hostildad entre ambas familias, deben verse en forma secreta. Desde el momento en el que sus padres se enteran de esta relación prohibida, Dobrila se encuentra bajo estricta supervisión, mientras que  Miljenko es enviado a Venecia.
De todos modos, aquí no termina la cosa, el padre de Dobrila hace arreglos para que la joven se case con un noble bastante mayor que ella de la ciudad de Trogir. Al enterarse de esto, Miljenko regresa a Kaštel Lukšić en el preciso momento en el que se está celebrando la boda de Dobrila y el noble de Trogir, y detiene la ceremonia. 
Para castigar a Dobrila por la deshonra que  ha causado a la familia, su padre la envía a un convento en Trogir, y, a su vez, ordena la muerte de Miljenko. 
Kastel Luksic



De todos modos, el plan del padre de Dobrila falla cuando Miljenko huye disfrazado de fraile. En un loco intento por recuperar a Dobrila, Miljenko cae en conflicto con la ley y es enviado a la cárcel de Visovac. 
Allí, conoce a una enfermera quien lo ayuda a enviar mensajes a Dobrila, a planear su huída y como rescatarla.
Cuando finalmente los enamorados escapan, los padres de ambos se ven forzados a ceder, y les envían mensajes para que regresen a Kaštel Lukšić y puedan casarse allí. La boda se celebra en Agosto del año 1680. 


Capilla de San Juan


Incapaz de aceptar este hecho, el padre de Dobrila mata a Miljenko en el puente que se encuentra frente al castillo. Dobrila enloquece, cae desde el mismo puente y muere a las horas del asesinato de Miljenko. Su último deseo es ser enterrada junto a su esposo en la capilla de San Juan en el castillo  de Kaštel Lukšić.  
En la tumba de la desafortunada pareja,  puede leerse aún hoy,  la inscripción “Paz a los enamorados”, y los castillos de ambas familias, los Vitturi y los Rusinić, se erigen, aún hoy, como mudos testigos de semejante tragedia.
El destino de estos dos jóvenes ha inspirado novelas y hasta una obra de teatro. Asimismo, el hogar de niños de Kaštel Lukšić situado cerca de la tumba de los enamorados lleva el nombre de Dobrila y Miljenko. 

No hay comentarios: