26 febrero, 2017

La belleza de los lagos de Plitvice en Croacia




Y dijo Iván Trnski, escritor croata nacido en el s XIX: “Tan bellísimos son los Lagos de Plitvice, que no hay ni pincel ni pluma que los iguales”


De todos los parques nacionales croatas, en total ocho, el mas grande y el mas conocido es el de los Lagos de Plitvice.
Está situado en la parte oriental de la región montañosa de Lika, un paraje donde se alternan lagos, cascadas y manantiales de espectacular belleza. Esta región fue declarada Parque Nacional ya en 1949, y catalogada en el Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1979, con una ampliación en el 2000.



El parque tiene una superficie cercana a las 30.000 hectáreas, 22.000 de ellas cubiertas de bosques.
El mayor atractivo de este lugar son los dieciséis lagos a distintos niveles, con una superficie total de unas doscientas hectáreas. El caudal principal de las aguas lo aportan dos ríos preferentes: Bijela Rijeka (Río Blanco) y Crna Rijeka (Río Negro), que se unen en la localidad de Plitvicki Ljeskovac, convirtiéndose en uno solo: El Matica

La visita se realiza a pie a través de senderos y puentes de madera, los lagos más grandes son recorridos por silenciosas barcas. Este parque suscita también gran interés entre los turistas por los acontecimientos que tienen lugar allí, como por ejemplo, las bodas al pie de las cataratas.

Cuando uno se adentra en la espesura del bosque, atravesada por senderos de troncos de madera que ascienden y descienden por las laderas, descubre una gama infinita de tonalidades verdes que se reflejan en el agua. Es, sin duda, una belleza espectacular que nos sorprende a cada instante.



El color de estos lagos puede ir desde el gris espejo de estanque finlandés, hasta los transparentes turquesas de las playas caribeñas. El agua cambia de color de hora en hora y de orilla a orilla. Todo depende de mil factores, como la cantidad de minerales y organismos de las profundidades, las lluvias, el musgo o el ángulo de la luz.

La orquesta de este vergel ofrece mil y una melodías: los sonidos que producen las corrientes de agua, el colorido de los bosques que las rodean, el olor, inconfundible, a humedad que desprenden los likenes, el sentir las gotas de agua sobre la piel, poder tocar la corteza del árbol cubierta de musgo y, las retinas, que contemplan a esta grandiosa Madre Naturaleza, hacen de este parque, una sinfonía para los sentidos..

Uno de los primeros investigadores de este fenómeno natural, el académico Ivo Pevalek, allá por el año 1937, dijo: "Aguas, lagos, cascadas y bosques hay en otros lugares, pero Los Lagos de Plitvice son únicos ¡Tienes que verlos!."

No hay comentarios: