04 octubre, 2012

Banco de Ljubljana, la verdad segun los ahorristas croatas


El ministro de exteriores de Eslovenia, Karl Erjavec, es escéptico respecto a la solución del problema del Banco de Ljubljana a nivel de expertos y acusó a Croacia de cambiar permanentemente su postura. También dijo que no es verdad que desde Bruselas se critica a Eslovenia por relacionar el tema del Banco de Ljubljana con la ratificación del Acuerdo de Adhesión de Croacia a la Unión Europea por parte de Eslovenia. Reiteró que se trata de una cuestión de sucesión  después del desmembramiento de la ex Yugoslavia y que Eslovenia    quiere resolverla antes de que su Parlamento ratifique el Acuerdo de Adhesión, pues se trata de 800 millones de euros.
Agregó que Eslovenia no le debe nada a nadie y que todos los Estados que surgieron después del desmembramiento de la ex Yugoslavia, excepto Croacia, resolvieron el tema de los antiguos ahorros en divisas como una cuestión de sucesión y según el principio territorial, aceptando pagar ellos mismos a los ahorristas en su territorio independientemente de donde estaba la central del Banco de Ljubljana.

Hay que entenderlo al ministro, a él le pagan para que diga “la verdad según Eslovenia”. Podríamos responderle con “la verdad según Croacia”, pero para qué perder tiempo, la única verdad que tendría que valer aquí es “la verdad según los ahorristas” que se quedaron sin sus ahorros.
A los banqueros, economistas, jueces, policías, y por supuesto a los políticos, cuando hablan de lucha contra la corrupción, les gusta decir que siempre se puede seguir el rastro del dinero. Pues bien, aquí la cosa es muy sencilla, hay que ver quien se quedó con el dinero de los ahorristas y obligarlo a que se los devuelva. Estoy seguro de que el ministro Erjavec sabe donde se encuentra ese dinerillo, sabe que no está ni en Croacia ni en los bolsillos de sus dueños. Si es católico, o no lo es pero es ético, sabe también que se trata de “No hurtar”, “No levantar falso testimonio ni mentir” y “No codiciar los bienes ajenos”.  

No hay comentarios: