29 enero, 2013

Proyecto de Ley sobre los Proyectos de Inversión Estratégicos

A Croacia le quedaron pocos bienes públicos que le puedan garantizar el derecho a los bienes naturales universales y el derecho al desarrollo sostenible de ésta generación y de las generaciones futuras. Por ese motivo el “Proyecto de Ley sobre los Proyectos de Inversión Estratégicos” no parece adecuado para garantizar el derecho a los bienes naturales universales ni al desarrollo sostenible. Por ese motivo sería bueno que el Gobierno aplace la aprobación de ese Proyecto de Ley y consecuentemente la implementación de la misma, al menos hasta que se produzca un debate serio que permita a la opinión pública conocer en profundidad cuales serían las consecuencias de la aplicación de esa nueva Ley.


En primer lugar es inaceptable que los bosques y el agua se excluyan de la lista de bienes públicos de la República de Croacia si, como se proclama, el interés es conservar los bienes públicos que pertenecen a todo el pueblo. Si la intención es  entregar esos bienes públicos, es decir posibilitar a personas privadas la propiedad sobre los mismos, hay que encender las alarmas y alertar a la población sobre los efectos negativos de dicha Ley.

Todo patriota decente siente su obligación moral y responsabilidad de expresarle a la opinión pública sus reservas y sospechas sobre el momento y el modo y también sobre la materia y los procedimientos previstos en el Proyecto de Ley.  A Croacia le quedaron muy pocos bienes públicos, tanto naturales (el mar, el agua, los bosques y la tierra) como bienes vitales que son fruto del trabajo de las generaciones pasadas (la red vial, la red ferroviaria, los puertos, etc). Sobre lo poco que nos ha quedado, por rapiña propia o ajena, todos los ciudadanos croatas tienen que tener derecho a debatir, a proponer y a decidir soberanamente.  

El mencionado Proyecto de Ley fue hecho público hace apenas una semana y a la ciudadanía y organizaciones se les han dado solamente diez días para presentar sus eventuales objeciones, lo cual es inaceptable pues no se trata solamente de las inversiones en actividades productivas o de servicio existentes o nuevas, sino que también está en cuestión el posible remate de prácticamente de todas las riquezas naturales que quedaron, los bienes culturales inmobiliarios y otros bienes públicos.

El Gobierno además desea rematar unas 30 de las 54 empresas públicas (todos los aeropuertos grandes, el Puerto de la ciudad de Ploče o el Puerto de la ciudad de Rijeka. Por eso resulta inaceptable que cuestiones tan importantes, y que influyen tan fundamentalmente sobre el presente y el futuro del pueblo y del Estado, se quieran resolver por la vía rápida sin dejarle a la opinión pública tiempo suficiente para el debate.

Hay que parar al Gobierno, exigirle que se tome un plazo adecuado para presentar el Proyecto de Ley ante la opinión pública y exigirle también un plazo adecuado para el debate público y las eventuales objeciones y propuestas. Sobre cuestiones que calan tan profundamente en los derechos de la generación actual y las generaciones futuras lo ideal sería organizar un referendo cuyo ressultado obligue al Gobierno actual y a todos los Gobiernos futuros, pues no se trata de una cuestión circunstancial, sino que se trata de salvar lo poco que no nos robaron las aves de rapiña foráneas o autóctonas.

Detrás de este intento de rematar los bienes públicos se esconde la lógica neoliberal que provocó la crisis que abarca la economía, las finanzas, el clima, los alimentos, el agua, etc. No hace falta cometer los mismos errores que cometieron algunos países europeos, que primero privatizaron los bienes públicos y cuando vieron que los resultados fueron malos los devolvieron al Estado para que el mismo los administre. 

Lo importante es que los ciudadanos croatas tengan “voz y voto” en esta cuestión. Sobre estas cuestiones vitales para Croacia no deben decidir solamente los políticos, sino también los intelectuales. Tanto los políticos como los intelectuales pueden demostrar su patriotismo manifestándose a favor de la conservación de los bienes croatas.
 
Mate Simic, desde Zagreb, para Croacias Totales

No hay comentarios: