12 marzo, 2016

Cardenal Franjo Kuharić, In Memoriam

El Cardenal Franjo Kuharić el 15 de abril de 1919, en Pribić, Arquidiócesis de Zagreb, Croacia
Estudió en el Liceo Clásico de Zagreb; en la Facultad de Teología de la Universidad de Zagreb.
Fue ordenado sacerdote el 15 de julio de 1945, en Zagreb. Trabajó pastoralmente en la Arquidiócesis de Zagreb, de 1945 a 1964.
Elegido Obispo titular de Meta y nombrado auxiliar de Zagreb, el 15 de febrero de 1964.  Presidente de la Conferencia Episcopal Croata, de 1970 a 1997. Asistió a la II Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos, en Ciudad del Vaticano, del 30 de septiembre al 6 de noviembre de 1971.




Fue nombrado Cardenal  el 2 de febrero de 1983; recibió la birreta roja y el título de S. Girolamo dei Croati, el 2 de febrero de 1983.
14 años despues, renunció al gobierno pastoral de la Arquidiócesis, el 5 de julio de 1997.
Se escapó un intento de asesinato cuando era párroco en Rakov Potok, y fue apedreado con un grupo de peregrinos en su camino hacia el santuario.

El Cardenal Kuharić fue un hombre al que le tocó vivir una época dificil, la del comunismo. En esta época el llevó a su cargo  el cuidado y la preservación de la fe católica en Croacia.
El 15 de enero de 1992 (siete meses después de que estallara la guerra), el Cardenal Franjo Kuharic,  consagró solemnemente su país al Corazón Inmacualdo de María y (un hecho que muchos notaron en ese tiempo) eligió el título “Reina de la Paz” para implorar la ayuda de la Virgen. Justo antes de la consagración, en comunión con los miembros de la Conferencia Episcopal Croata y 10,000 fieles, el Cardenal dijo:
Muchos en el mundo creen que la Madre de Dios se ha establecido también en las tierras altas de Hercegovina y como Reina de la Paz ha llamado en Medjugorje a la conversión y la paz... En una sociedad brutalizada por el desprecio a Dios, llegando incluso a la destrucción de seres humanos...  Dios nos revela el poder del corazón maternal! El envía a la Santísima Virgen María justo en un tiempo así y a un mundo así para de nuevo atraer a las personas hacia el único Redentor... En sus mensajes a la Iglesia y al mundo, la Santísima Virgen repite el llamado de Jesús a la conciencia: ‘El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la buena nueva.’ (Mc. 1, 15)... ¡Quien se confía a Ella, seguramente encontrará al Redentor! ¡Ella guía a cada uno con su mano maternal por el camino de la salvación! Con esta confianza, hoy queremos confiarnos, entregarnos y consagrarnos a Ella, la Reina de la Paz!” (Las palabras del Cardenal Kuharic fueron reproducidas en la edición en alemán de L’Osservatore Romano del 7 de febrero de 1992)

El Purpurado partió a la Casa del Padre el 11 de marzo del 2002. En un telegrama de condolencia, Juan Pablo II ha recordado que «tanto durante el régimen comunista como durante el reciente y difícil período de la historia nacional, el cardenal se comprometió, con todas sus energías, al servicio de la defensa de la libertad y de la dignidad del pueblo croata».
En el año 2011, el día del décimo aniversario de su muerte, el cadrenal Josip Bozanić  anunció que  iba a iniciar oficialmente el proceso para la beatificación de su predecesor.
Hoy Croacia necesita la  sencillez humana, la sinceridad y la honestidad, por una parte, y la fe profunda, verdadera y convincente,  por otra, que tenía  el cardenal Kuharić.  La herencia que ha dejado el  Cardenal Kuharić hoy,  es equivalente a la del  Cardenal Stepinac en su tiempo.

No hay comentarios: