03 abril, 2013

La causa de beatificación del BEATO CARDENAL STEPINAC



                   Diálogo con Monseñor Batelja

Juraj Batelja es postulador de la causa desde el año 1991, en el que fue nombrado por el arzobispo Kuharic, iniciador de la causa. El Cardenal fue reconocido mártir y nombrado siervo de Dios en 1993. Fue proclamado beato por el papa Juan Pablo II en 1998.

La causa Stepinac tiene reunidos más de 42.500 documentos y para la proclamación como beato fueron llamados 88 testigos.

 El cardenal Stepinac es ahora beato, hay muchos pasos aun para su proclamación como santo?
J. B. El procedimiento canónico para la proclamación de un siervo de Dios, un beato o un santo se hace a través que un postulador. La tarea que tiene este, la mía, es la de reunir todo aquello que escribió el que se habrá de proclamar, los libros o artículos que se publicaron con su nombre y todo lo escrito sobre él, sea positivo o negativo. Luego, una comisión de teólogos y otra de historiadores investigan ese material por separado. Desde luego que para comenzar con una acción así debe existir una fama de santidad, que se sepa que vivió las virtudes cristianas más allá de lo común, o que fue muerto por defender la fe; es decir que fue un mártir. Esta fama de santidad se reconoce porque los fieles le rezan, van en peregrinación a su tumba y reciben gracias por su intercesión. El postulador también debe brindar una lista de quienes prestarán testimonio en el tribunal eclesiástico; en general se trata de testigos que conocieron al postulando o tuvieron algun contacto con él.

Se puede hablar de una fecha para la proclamación como santo?
J.B. Los fieles esperan impacientes ese día de la proclamación. Mientras tanto lo que se investiga son las curaciones que se piensa se lograron por medio de él. Si alguna de esas curaciones se declara excepcional y no explicable por la medicina en el estado en que está hoy, se mandan los elementos a una comisión especial de médicos que dan su opinión. Si realmente fue una curación con la intervención del Cardenal, entonces se investiga desde lo teológico. Hay muchas de estas curaciones en etapa de investigación. Nosotros esperamos que en este Año de la Fe el papa Francisco nos dé este regalo no sólo a los croatas  sino a la Iglesia toda y a la humanidad.  Pero esto está en las manos de la Providencia.

Como conocedor de la personalidad y las obras del Cardenal, cuál es la virtud que a Usted más lo conmueve?
El beato Stepinac fue un hombre de fe. Por los testimonios sabemos que en su vida buscó a Dios y sabemos que Dios estaba cerca de él. Vivió tal como lo decía su lema de obispo A ti, Señor, me entrego. Fue muy significativa su sensibilidad hacia el hombre necesitado, hacia los niños enfermos y discapacitados, los perseguidos por su raza o religión, así como hacia los que el régimen comunista persiguió en el intento de desarraigar la fe y destruir la Iglesia católica. Inseparable de su valiente servicio episcopal fue el llamado al perdón a los enemigos, a aquellos mismos que trajeron tantos males a la Iglesia y a él lo llevaron a la muerte. Para el Cardenal el perdón es un signo de que somos discípulos de Nuestro Señor Jesucristo que en la Cruz rezó por sus asesinos.
El cardenal estuvo acompañado por personas de Dios......
El Cardenal Stepinac fue amado por su pueblo. Fueron muchos quienes lo ayudaron en los tiempos de su acción episcopal y en su cautiverio, tanto laicos como sacerdotes. Solamente nombraré al ahora Siervo de Dios Ante Antic, a la Sierva de Dios Marica Stankovic y al párroco de Krasic, Josip Vranekovic, el mártir que ayudó a Stepinac a llevar la cruz a través de ocho años.
Me imagino la gran influencia que tiene en su propia vida el dedicar todo el tiempo a un ejemplo como el de Stepinac...
Los santos y los mártires no pueden dejar indiferente a nadie. Ellos atraen no sólo con la palabra sino sobre todo con el ejemplo. Me gusta mucho lo que dijo Stepinac acerca del ministerio sacerdotal „hay un paraíso en la tierra, es el que el sacerdote encuentra en la Santa Misa. Me atrae su devoción a la Madre de Dios. Decía Stepinac mientras se oye latir el corazón del hombre se sabe que está vivo; de la misma manera, mientras se lo oye recurrir a la Virgen María se sabe que su espíritu está vivo . Stepinac fue devoto de San José, del Sagrado Corazón de Jesús y de los beatos croatas. Su servicio y su ejemplo se pueden decir en tres frases, amó a Dios, amó a los hombres y amó a su patria.
Y para todos nosotros, si para alcanzar la gloria del cielo debemos sufrir en la tierra que nos sostengan las palabras del Cardenal: si la gente te juzga injustamente y sobre todo si sucediera que seas condenado a causa de tu fe en Cristo, alégrate, porque es Jesús quien sufre dentro de ti!

Carmen Verlichak

Monseñor Batelja es autor de numerosos libros y exposiciones sobre Stepinac. En este momento hay en Zagreb una exposición fotográfica sobre la visita del Arzobispo a Tierra Santa. Monseñor Batelja dirige la revista sobre el beato Stepinac que  lleva ya unos 20 años.

No hay comentarios: