04 junio, 2013

Despues de la condena a los croatas de Bosnia y Hercegovina


En la política es importante enfrentarse con los hechos, pero para que eso sea productivo son necesarias la fuerza moral y las convicciones fundamentadas, porque a menudo los hechos son incómodos, sobre todo cuando se trata de paises pequeños que no influyen en la politica internacional grande y por eso pueden usarse para que los grandes, a traves de ellos, demuestren sus posturas
injustificadas e hipócritas. Si los funcionarios en los paises pequeños entienden esta verdad y si son sinceros hacia su propio pueblo, el pueblo se puede defender de la hipocresía internacional y de los prejuicios arraigados que son comunes en el mundo de hoy, en el que los grupos  “no elegidos” influyen sobre los grupos “elegidos” que dependen de la opinión pública que no es tan espontánea como nos quieren hacer creer.  

En el período de la dictadura yugoslavo-comunsita no se podía hablar del pasado porque el menor reconocimiento de los errores croatas era utilizado por la propaganda yugoslava y sus amigos internacionales para montar la “leyenda negra” contra el pueblo croata y su lucha por la libertad. En la inmigración sucedía lo mismo, Yugoslavia vigilaba las publicaciones y la actuación de los croatas en la inmigración e intentaba aprovechar todo para demostrar que Croacia tenia que quedarse en Yugoslavia y que el pueblo croata no era capaz de ser libre e independiente.

Esta propaganda yugoslava sistematica no cesó ni cuando Croacia en 1990 se manifestó democraticamente, y no violentamente, contra la dictadura yugoslavo-comunista. Al contrario, se reforzó.

Primero en Serbia, como preparación sicológica y política para conquistar nuevamente Croacia por la fuerza de las armas, militarmente. Cuando la comunidad internacional, de muy mala gana, reconoció la independencia de Croacia, esa “leyenda negra” se reavivaba permanentemente, y no solamente por parte de los serbios, sino también por parte de los croatas que añoraban Yugoslavia.

Para nosotros los croatas sería positivo enfrentarnos libremente con nuestro pasado lejano y reciente, sin la presión de los centros de poder anticroatas, pues es necesario para construir la libertad integral en Croacia. Pero en ese intento de los centros foráneos de presentar el pasado croata como una cadena de crímenes para imposibilitar el afianzamiento de Croacia, la actuación de algunos funcionarios y ex funcionarios croatas le sirve a los enemigos de Croacia para reavivar la “leyenda negra” dándole lo que estos necesitaban para que condenen al Estado croata y a los combatientes que lo defendieron de la agresion serbia y salvaron a la vecina Bosnia y Herzegovina. 

Las drásticas condenas que el Tribunal de La Haya dictó a los croatas de Bosnia y Herzegovina, y la liberación un dia mas tarde de los serbios responsables de la Tragedia de Vukovar, puede servir para que las nuevas generaciones sientan que la “leyenda negra” no responde a la búsqueda de la verdad sino que es un intento de condenar publicamente la lucha libertaria croata que a principios de la década del 90 enfrento a la comunidad internacional con el deseo croata de liberar a su patria.

Y, aunque no se diga publicamente, todavia, esta decision del Tribunal tiene que servir un poco mas tarde para cuestionar la legitimidad del actual Estado croata. Croacia tiene que apelar la sentencia porque si no lo hace ella misma será condenada. Pero hay que decir claramente que estamos en esta encrucijada porque todos los gobiernos croatas definieron equivocadamente sus prioridades de politica exterior.

En lugar de acercar a Croacia orgánicamente hacia la Union Europea e implementar un sistema politico libertario moderno y construir un sistema economico-social equilibrado en el marco de planes serios a largo plazo, los gobiernos de turno intentaron a cualquier precio ingresar a la Union Europea aunque era evidente que el pais no estaba preparado para eso, no tomaron en cuenta que Croacia estaba retrasada politica y economicamente como consecuencia de 45 años de dictadura yugoslavo-comunista y profundamente herida por la ocupación militar serbia apoyada por la comunidad internacional bajo la excusa de proteger a la minoría serbia en Croacia, de paso sea dicho, el mismo argumento de Hitler para iniciar su macabro plan.

Por ese deseo irracional de ingresar formalmente (y no realmente) a la Union Europea, Croacia estuvo bajo la presión permanente de la comunidad internacional que era contraria  a los intereses nacionales croatas.

Bajo esa misma presión, la condena de los croatas de Bosnia y Herzegovina es una mala repetición de los juicios montados que Croacia sufrió en el pasado. Pero mientras que algunos de esos juicios sirvieron para acelerar la independencia croata, este juicio a los croatas de Bosnia y Herzegovina bajo la evidente presión foránea va a influir negativamente en el desarrollo interior de la sociedad croata y en la posición del pueblo croata en el pais vecino .

En lugar de soluciones racionales y pensadas, en algunos circulos croatas va a producir decepción y desinterés y en otros reacciones desmedidas que los círculos anticroatas van a utilizar como prueba de que hay que reforzar la presión sobre Croacia y reducir la independencia croata a lindas estampillas postales y al derecho de  los deportistas croatas a competir bajo el nombre y la camiseta croatas, como Gales y Escocia por ejemplo, lo que no es poco porque en la Yugoslavia de Tito no podíamos ni siquiera eso, pero para eso no eran necesarios tantos sacrificios humanos y materiales como los que dio el pueblo croata desde 1990 hasta 1995.  
 
Mate Simic, desde Zagreb, para Croacias Totales

 

No hay comentarios: