05 noviembre, 2017

LA LEYENDA DE ČEH, LEH Y MEH



La leyenda de Čeh, Meh y Leh es una antigua historia de tiempos del Imperio Romano que trata sobre la vida de tres hermanos, Čeh, Meh y Leh y su hermana, Vilina, quienes vivían en los pueblos ubicados en las tres colinas que circundan Krapina: Josipovac (Psar) la colina sobre la cual se encuentra la actual ciudad de Krapina y Sapac (SHapac). 

Los hermanos querían liberar a los poblados de la zona del
dominio Romano, motivo por el cual diseñaron un plan. Pero Vilina, su hermana, quien estaba enamorada del gobernador Romano y con quien tuvo un hijo en secreto, los traicionó, permitiendo que este frustrara la revuelta de los hermanos. 

Los tres  rebeldes asesinaron al gobernador y, por temor a las represalias, escaparon al norte donde fundaron tres estados eslavos. Čeh, fundó la República Checa, Leh fundó Polonia, y Meh fundó Rusia. Los desafortunados hermanos confinaron a su hermana Vilina a una torre, y el hijo de esta fue raptado por un buey salvaje, cargándolo en sus cuernos fuera de la ciudad. La bestia llevó al niño por pasadizos subterráneos pasando por debajo de las colinas de Veliki Zlijeb y Hajdinsko Zrno al otro lado de pueblo, donde un hermitaño lo crió. Desde entonces, la ciudad del otro lado de las colinas se llama Lepoglava o Ljepa glava (Bella Cabeza) porque la criatura tenía una hermosa cabeza.


Partes de esta historia han sido recopiladas por autores checos y polacos, pero no hay evidencia histórica que pruebe su existencia. La leyenda de que Krapina es la cuna de todos los pueblos eslavos, fue promovida en el siglo 19 por Ljudevit Gaj, en línea con el movimiento Ilírico.

No hay comentarios: