18 julio, 2013

Ludbreg, el centro del mundo!

Una pequeña ciudad de Croacia llamada Ludbreg es considerada como Centro del Mundo.  Allá por el año 1141, según los registros del abad Paulino Honorius, en las termas de Varaždin nació Ludberga, hija del administrador de la hacienda del conde, y por la hija del administrador, se cuenta, que la pequeña ciudad obtuvo el nombre.
Ludberga se convirtió en la patrona de la ciudad, ya que según narra la leyenda, ésta con la ayuda de una cruz de madera expulsó con tal fuerza
de la tierra al demonio que del otro lado del globo emergió Antipodravina y de ella sólo quedó un pequeño islote volcánico, Antípode.
Incluso los romanos ya percibieron algo especial en este emplazamiento, ya que en el lugar que ocupa actualmente Ludbreg, construyeron Castrum Ioviu, una ciudad con una infraestructura completa, canalización, termas, forum, que llegó a ser centro comercial y de tránsito.
Esta leyenda, fue confirmada por el doctor suizo Erasmus Weddigen, utilizando un compás y un mapa del mundo. Tomando como punto de partida Ludbreg, dibujó en el mapa un círculo, confirmando que realmente en esa línea imaginaria se encuentraban las ciudades más grandes, no sólo en Croacia, sino en todo el mundo.
Weddigen, estudiando el mapa a lo largo y a lo ancho, encontró que del otro lado del globo terráqueo la antípoda de Ludbreg es el islote del Pacífico Sur, Antípode, cerca de Nueva Zelanda. 

Ludbreg está ubicado entre Varaždin y Koprivnica y está relativamente bien comunicada con los centros regionales vecinos. Desde Zagreb con la nueva autopista se llega en unos 50 minutos. Los pasos fronterizos haciaEslovenia y Hungría están a tan sólo 30 minutos en coche.
La ciudad ubicada en las suaves colinas de Kalničko Gorje, rodeada bodegas y viñedos ofrece al viajero un escenario que invita a recorrer la región.
Además de ser el centro del mundo, Ludbreg fue proclamda lugar santo en el año 1513 por el Papa León X, siedo uno de los lugares más visitados la capilla de la Santa Cruz del castillo de Batthyany, lugar en el que sucedió el MILAGRO EUCARÍSTICO (la aparición de la Preciosa Sangre de Cristo) en el año 1411. 
En 1411, en Ludbreg, en la capilla del castillo de los condes Batthyány, un sacerdote celebró la Misa. Durante la consagración del vino, el sacerdote dudó de la verdad de las ransubstanciación. Fue entonces, cuando el vino contenido en el cáliz se transformó en Sangre.
Lleno de confusión, escondió la Reliquia detrás de un muro del altar principal. El albañil que realizó el trabajo fue obligado a guardar silencio. El sacerdote mantuvo el secreto, pero poco antes de morir reveló el Milagro. Luego de su confesión, la noticia se difundió velozmente y Ludbreg se convirtió en meta de peregrinaciones. Poco después, la Santa Sede mandó que la Reliquia del Milagro fuese llevada a Roma, donde permaneció por largos años. El pueblo de Ludbreg y los alrededores continuaron la costumbre de peregrinar hacia la capilla del castillo. A inicios del siglo XVI, durante el pontificado del Papa Julio II se convocó en Ludbreg una comisión para investigar los hechos relacionados con el Milagro Eucarístico.
Fue allí que se recogieron varios testimonios de curaciones milagrosas gracias a la oración ante la Reliquia. El 14 de abril de 1513, el Papa León X publicó la Bula, permitiendo la veneración de la Santa Reliquia, que él mismo, en repetidas ocasiones, había llevado en procesión por las calles de Roma. Poco después, la Reliquia fue restituída a Croacia.

Durante el siglo XVIII, la Croacia septentrional fue atacada por la peste. El pueblo se dirigió a Dios para invocar su auxilio. Lo mismo hizo el Parlamento croata, que durante la sesión llevada a cabo en la ciudad de VaraÏdin, el 15 de diciembre de 1739, hizo el voto de construir una capilla en Ludbreg en honor al Milagro si la peste se detenía. La pestefue derrotada pero el voto prometido sólo fue cumplido en 1994, con el restablecimiento de la democracia en Croacia. En el año 2005, en la capilla votiva, el artista Marijan Jakubin pintó un gran fresco de la Última Cena en el que, en vez de los Apóstoles, se encuentran los santos y beatos croatas.

En el lugar de San Juan, se encuentra el beato Iván Merz, que durante el Sínodo de los Obispos sobre la Eucaristía, realizado en Roma en el año 2005, ha sido contado entre los 18 santos eucarísticos más importantes de la historia de la Iglesia. En el cuadro, Cristo sostiene en su mano la Custodia con la Reliquia del Milagro Eucarístico. 
Benedicto XVI hizo referencia al “milagro eucarístico” durante su visita a Croacia, el pasado 5 de junio, al celebrar la misa en Zagreb con motivo de la jornada nacional de familias católicas.

“Queridos padres, esforzaos siempre en enseñar a rezar a vuestros hijos, y rezad con ellos; acercarlos a los Sacramentos, especialmente a la Eucaristía, en este año en que celebráis el sexto centenario del "milagro eucarístico de Ludbreg"”, pidió entonces.
Introducirlos en la vida de la Iglesia; no tengáis miedo de leer la Sagrada Escritura en la intimidad doméstica, iluminando la vida familiar con la luz de la fe y alabando a Dios como Padre –añadió-. Sed como un pequeño cenáculo, como aquel de María y los discípulos, en el que se vive la unidad, la comunión, la oración”.

Fuentes:
http://www.tz-ludbreg.hr/

No hay comentarios: