13 noviembre, 2013

Magnifico encuentro entre las viudas de los defensores croatas y el Papa!

Las mujeres de la Asociación de viudas de los veteranos croatas fallecidos estuvieron en Italia.
Allí las recibió Pietro Grasso, presidente de Senado de la Rep de Italia. El interrumpió la sesión del senado, y las presentó, junto al embajador de Croacia en Italia. En ese momento todos los senadores se pusieron de pie y les brindaron un fervoroso aplauso.
 Anka Pasarić, comentó para el Braniteljiski portal, que fue un momento muy solemne y de
infinita tristeza para ellas. "Nos sentimos orgullosas y honradas, pero lamentamos que esto no haya pasado nunca en el parlamento del estado para los que murieron nuestros maridos."

También tenían planeada una visita a la audiencia con el Santo Padre, y esto les provocaba mucha ansiedad porque no sabían en que lugar iban a estar ellas. Sin embargo la noche anterior, la secretaria de la audiencia de la Embajada de Croacia en el Vaticano les informó que habían recibido entradas para la  fila mas cercana a la silla de Santo Padre, o sea, la primera.
Y entonces apareció el Papa y la plaza estalló en alegría y júbilo.
Entre los saludos, el Papa leyó el siguiente:

Saludo a los queridos peregrinos de Croacia, especialmente a las Viudas de los Veteranos Croatas de Zagreb. Que su fuerza sea la fe que nace en el encuentro con el señor quien venció a la muerte y por siempre vive ayudándonos en nuestros problemas. Alabado sea Jesús!

Al finalizar la ceremonia, cuando  se acercó a recibir los regalos de los croatas, todos empezaron a cantar VIVA CROATIA. El Papa se sonrió al recibir los regalos y siguió adelante.
Pero entonces pasó algo que ninguna delegación de peregrinos había vivido antes.

El ayudante del Papa se le acercó y, con un papel en la mano, le leyó al oído el nombre de la mujer de la cual había recibido los regalos. En ese momento el Papa se dio vuelta rapidamente y volvió hasta  a Rozalija Bartolić (presidente de la asociación de vuidas) repitiendo todo el saludo protocolar que ya había hecho. Juntó sus manos, se inclinó, como pidiendo disculpas, repitió el saludo y las bendijo!







No hay comentarios: