24 agosto, 2016

La ciudad de Senj


Senj  es una ciudad del Condado de Lika-Senj en Croacia. Está situada a orillas del mar Adriático al pie del monte de Vratnik (694 m) que separa el macizo Velebit de las montañas
de Gorski Kotar. Debido a su emplazamiento, el viento llamado bura suele soplar sobre Senj.

La zona está habitada desde la Prehistoria. Existió en el mismo emplazamiento un campamento llamado Attienities según algunos documentos griegos del siglo IV a. C. Losromanos utilizaron «Senia» como punto de apoyo en sus luchas contra los ilirios en el siglo II a. C. y de este modo lo elevaron a puerto principal de la costa dálmata. Los ávaros y los croatas se instalaron en Senj en el siglo V 
 La diócesis de Senj se fundó en 1169. El rey de Hungría Béla III donó la ciudad a la Orden de los Caballeros Templarios en 1184 y en 1271 se convirtió en propiedad soberana de los Frankopan, los duques de Krk.
El 1248, el obispo de Senj fue autorizado por el Papa Inocencio IV a usar el alfabeto glagolítico y el croata en la liturgia. En 1494 se fundó una imprenta (de las primeras del sudeste europeo) y editó los incunables «El Misal Glagolico» y «Spovid općena».


Para prever la defensa contra los otomanos y venecianos se reforzó en 1469 la guarnición de soldados de Senj, que también se preparó para acoger a los refugiados de las regiones cercanas.  El fuerte de Nehaj es una construcción emplazada sobre la colina de Trbušnjak, cercana a la ciudad, cuyas obras acabaron en 1558.  Se ha convertido en  el símbolo de la ciudad de Senj y está construida en parte con el material de las iglesias, monasterios y otros edificios que fueron destruidos fuera de las murallas de la ciudad. La parte superior de la fortaleza fue utilizada como un mirador desde donde los guardias controlaban el acceso a la ciudad desde la tierra y desde el mar.
Las guerras contra el ejército otomano se extendieron a lo largo de todo el siglo XVII. Los héroes de aquel tiempo fueron los uskoci, una especie de corsarios croatas, que acabaron exiliados en el interior del país una vez que los Habsburgo iniciaran sendos procesos de paz con Venecia y Constantinopla.

El siglo XVIII representó una época de prosperidad con la construcción, en particular, de la carretera Josefina (entre Karlovac y Rijeka atravesando Senj). Asimismo se restauró el puerto, construyéndose además numerosos almacenes, silos y dependencias, además de unos nuevos rompeolas. Sin embargo, la vía férrea entre Karlovac y Rijeka evitaba Senj, por lo que los barcos mercantes empezaron a evitar la ciudad, dirigiéndose más bien hacia Trieste o Rijeka.
 Senj conoció un gran periodo de emigración, por tanto, que se agudizó aún más si cabe a partir de la Segunda Guerra Mundial. En 1943, los bombardeos afectaron gravemente la ciudad, destruyendo parte de los monumentos más importantes.

Y la guerra de los años 90 dejó a la ciudad de Senj nuevamente devastada. Hoy en día, Senj es una localidad marítima de pescadores y aficionados a la navegación, y absolutamente renovada.

No hay comentarios: