09 noviembre, 2014

Elecciones presidenciales en Croacia, columna de opinión

Según trascendió, las elecciones presidenciales en Croacia se tendrían que celebrar el 11 de enero de 2015. La elección de la fecha tiene como objetivo que la campaña electoral sea una formalidad. La misma se iniciaría el 21 de diciembre de 2014 y las tres semanas por obvios motivos se transformarán en solamente una semana, pues en el período que abarca las fiestas de Navidad y Año Nuevo la gente no se va a dedicar precisamente a cuestiones políticas como lo es una campaña presidencial, y en consecuencia
se trata de una forma sencilla e indolora de asegurar la victoria de la línea yugoslava que representa el actual presidente Ivo Josipović.
 Hay que recordar que a Josipović le conviene que las elecciones se celebren en la fecha en que la campaña pase lo más desapercibida posible en los medios de comunicación y en la consciencia de la gente, porque Josipović es consciente de que por su perfil incoloro, inodoro e insípido, debe reducir los debates mediáticos al mínimo posible.
A eso hay que agregarle que la conductora del principal debate mediático entre los  candidatos en la Radio-Televisión Croata va a ser la señora Daniela Trbović. Hay que recordar que cuando el general Gotovina, símbolo de la victoria croata contra la agresión serbio-yugoslava, se encontraba prófugo y era requerido por el Tribunal de La Haya, le preguntaron a esa señora qué haría si lo veía en la calle, ella contestó sin empacho que inmediatamente lo denunciaría a la policía.  En ese momento todo el pueblo croata estaba dispuesto a esconder al general en su propia casa, porque sabía que se trataba de un juicio político para comprometer la gesta libertadora croata y que el general era inocente, lo que finalmente quedó demostrado cuando el mencionado Tribunal lo declaró inocente. Cuando el general Gotovina fue arrestado lloró todo el pueblo croata y no esta señora que obtuvo una emisión en horario clave en la Radio-Televisión Croata, que en realidad se tendría que llamar Radio-Televisión Yugoslava porque está en manos de Josipović y sus secuaces, en manos de los hijos e hijas de los represores de la dictadura yugoslavo-comunista-granserbia.
Concretamente Josipović es hijo de Ante Josipović, un alto cargo del extinto Partido Comunista en la extinta Yugoslavia al que se lo relaciona con el asesinato de los frailes franciscanos en la ciudad de Široki Brijeg –encerrados en su convento y quemados vivos-, con el asesinato de inmigrantes croatas por parte de la policía secreta yugoslava -que recibía las órdenes de la cúpula del Partido Comunista a la que pertenecía el padre de Ivo Josipović- y con el proceso y condena contra los líderes de la llamada “Primavera Croata” -la mayoría de ellos estudiantes que terminaron en la cárcel, en el cementerio o en el exilio-.  Esperar que la señora Daniela Trbović conduzca el debate entre los candidatos presidenciales en forma neutral y objetiva es como esperar que el presidente Barack Obama inicie el proceso de canonización de Bin Laden.
Si bien ningún croata de ley esperaba del Gobierno de Zoran Milanović que elija una fecha para las elecciones presidenciales que no sea exclusivamente favorable al actual presidente Ivo Josipović, si bien ningún croata de ley esperaba que el Gobierno de Zoran Milanović tuviese en cuenta los sentimientos religiosos de los ciudadanos croatas -que mal que les pese a muchos en un 86,28% se declararon católicos, por lo que habría sido correcto no poner la campaña electoral en los días navideños-, esta decisión gubernamental demuestra una vez más que los ahora autodenominados “socialdemócratas” que otrora fuesen los hijos políticos menores del dictador yugoslavo-comunista-granserbio Josip Broz Tito conservaron la herencia dictatorial. 
El Gobierno del premier Zoran Milanović con esta decisión también demostró que por sus intereses partidarios está dispuesto a violar la Ley sobre la Elección del Presidente de la República y si es necesario también la Constitución. En el Artículo 3 de la Ley sobre la Elección del Presidente de la República y en el Artículo 94 de la Constitución dice que las elecciones presidenciales se deben celebrar como mínimo 30 días antes y como máximo 60 días antes del vencimiento del mandato presidencial en curso. Como el actual presidente Ivo Josipović inició su mandato el 18 de febrero de 2010, el ballotage tendría que celebrarse a más tardar el 19 de enero y no el 25 de enero del 2015 como resultado de la decisión del Gobierno.
Después de violar flagrantemente la Ley para evitar la extradición a Alemania de los jefes de la represión yugoslavo-comunista-granserbia Josip Perković y Zdravko Mustać a fines del año pasado -lo que finalmente no consiguieron-, la coalición gobernante encabezada por el Partido Socialdemócrata y apadrinada por el presidente Ivo Josipović con esta decisión ilegal y anticonstitucional una vez más mostró su verdadera cara, la cara de los comunistas no reformados que a pesar de que todo el tiempo invocan la democracia no pueden escaparse de sí mismos y pisotean el fundamento de la democracia, que es el imperio de la ley, cunado lo necesitan. Seguramente van a decir que adaptar la fecha de celebración de las elecciones no es nada raro en el mundo democrático, que los Gobiernos anteriores hicieron lo mismo, etc. Justificaciones siempre se pueden encontrar, pero si se quiere construir una verdadera democracia no se debería recurrir a estas manipulaciones baratas y politiqueras sino como en las democracias serias definir la fecha exacta de la celebración de las elecciones que no se cambie por las necesidades de nadie.
El presidente Josipović que es abogado y a favor de quien se definió esta fecha electoral, va a decir que la Ley establece que la fecha de las elecciones presidenciales la decide el Gobierno y se va a lavar las manos como Pilatos y que el no tiene nada que ver con eso, aunque como abogado tendría que decir algo. Si hubiese criticado esta decisión ilegal y anticonstitucional del Gobierno se habría ganado el respeto de mucha gente, pero eso no va a suceder, Josipović es como el rey Ricardo III de Shakespeare que estaba dispuesto a cambiar el Reino por un caballo, solamente que el cambiaría la Constitución por el sillón presidencial. Pero toda esta situación demuestra que Josipović y el aparato político-económico-mediático-policial yugoslavo-comunista-granserbio tienen miedo de perder.
El próximo 18 de noviembre en la ciudad de Vukovar los enemigos de Croacia tienen una prueba de fuego. Se recuerda el aniversario de la caída de la ciudad después de una resistencia heroica y la posterior masacre perpetrada por los amigos políticos de Josipović el 18 de noviembre de 1991. Ahí tiene que estar toda la cúpula estatal con Josipović a la cabeza. El año pasado la gente le bloqueó el camino a la cúpula estatal y le impidió que se sumasen a la procesión. Josipović y los suyos tienen miedo de que eso se repita y por ese motivo ya están preparando el terreno para que eso no suceda. Y por eso el 18 de noviembre en Vukovar va a haber más policías que cuando Obama llega a algún país. El presidente le tiene miedo al pueblo y eso explica muchas cosas.
Y concluiría este comentario contándoles que los ex combatientes inválidos de guerra hace ya tres semanas que están protestando ininterrumpidamente contra la cúpula estatal, no tanto porque la misma no respeta sus derechos como por su anticroaticidad manifiesta, y frente al lugar en donde están concentrados pusieron una enorme pancarta que reza: “En 1991 contra Yugoslavia, en el 2014 contra los yugoslavos.”

EL QUE QUIERA ENTENDER QUE ENTIENDA  

Mate Simic, desde Zagreb, para Croacias Totales

No hay comentarios: