29 marzo, 2015

La relación del Estado croata hacia la Inmigración, columna de opinión



Objetivamente, la llegada a la Presidencia de la República de Kolinda Grabar – Kitarović, su discurso inaugural y algunos gestos simbólicos, despertaron del letargo a muchos croatas, tanto en la Patria como en la Inmigración, que recobraron la esperanza de poder participar activamente en la construcción de Croacia y su destino. Eso exige el compromiso de las personas y organizaciones
vitalmente interesadas en el Bien Común de nuestra Patria, es decir de todos aquellos que deseamos una Croacia democrática y próspera y estamos dispuestos a defenderla de todos aquellos que pretenden anular la independencia estatal y la libertad que conquistamos en la Guerra Patria (1991-1995) pagando un alto pecio de sangre.
No es suficiente salir a votar y después dejar todo en manos de políticos y burócratas que, salvo honrosas excepciones, no responden al Bien Común sino a intereses personales o partidarios. Croacia no les pertenece solamente a los políticos, aunque ellos en su gran mayoría se comporten como si fuesen sus dueños, sino que nos pertenece también a todos nosotros. Por eso quienes sentimos a Croacia debemos organizarnos también fuera de los partidos políticos para trabajar por nuestro futuro y supervivencia. Debemos organizarnos como se organizan esas supuestas organizaciones no gubernamentales, paradójicamente financiadas generosamente por la actual coalición gobernante, y desde el extranjero por supuesto, que se empeñan en debilitar a nuestro Estado y nuestra identidad.
En ese contexto podemos analizar la relación del Estado croata hacia la Inmigración, es decir hacia los croatas y sus descendientes que viven en el extranjero y que no son muchos menos que los croatas que vivimos en Croacia. Todos sabemos que esa relación a nivel institucional deja mucho que desear. El extinto presidente Franjo Tuđman consideraba a la Inmigración como parte viva del ser nacional croata y el retorno de los inmigrantes a su Patria era para él un interés nacional permanente del Estado croata. Todos sabemos también que la Inmigración croata jugó un papel importantísimo en la fundación, la defensa y el reconocimiento internacional del Estado croata. Además todos sabemos que sin el apoyo financiero de la Inmigración al movimiento libertario, que inició y condujo el presidente Tuđman en 1990, tal vez hoy no tendríamos el Estado croata independiente. Tampoco hay que olvidar que sin la ayuda de la Inmigración durante la agresión serbio-yugoslava contra Croacia, todo hubiera sido mucho más difícil.
El presidente Tuđman se apoyó en la Inmigración pues la consideraba parte indivisible del pueblo croata y socio estratégico natural del Estado croata. Pero esa relación hacia la Inmigración que cultivó el presidente Tuđman no fue apoyada sinceramente por muchos de sus colaboradores que no quisieron o no supieron valorar el capital espiritual, humano, material, patriótico, demográfico y financiero de la Inmigración croata, que aún hoy existe aunque siga siendo ignorado y postergado por los políticos de turno.
Seguramente muchos se preguntan por qué. Primero, porque durante la dictadura yugoslavo-comunista-granserbia (1945-1990), y también después (1990-2015), a través de los medios de comunicación controlados en gran parte por los herederos de la dictadura, se creó una imagen negativa de la Inmigración croata. Segundo, porque los integrantes del aparato represor yugoslavo-comunista-granserbio, que intentaron abortar el intento independentista croata desde el principio, tuvieron miedo de que los inmigrantes croatas retornasen, conquistasen el poder y se vengasen de aquellos que sirvieron a la Yugoslavia comunista y granserbia del extinto mariscal Tito, expulsando, persiguiendo, encarcelando y asesinando a los patriotas croatas desde 1945 hasta 1990, tanto en la Patria como en la Inmigración. Tercero porque los “empresarios” comunistas tuvieron miedo de que los empresarios de la Inmigración, que trabajaron en ambientes donde la idoneidad y la honestidad se valoran,  retornasen, tomasen las riendas de la economía y pusiesen en riesgo los privilegios y las fortunas que los “empresarios” comunistas consiguieron durante la triple dictadura. Y finalmente porque los partidos políticos herederos formales o informales de la dictadura, tuvieron miedo de que los croatas de la Inmigración a través de su voto en las elecciones reforzasen la línea patriótica. Seguramente los croatas de la Inmigración se preguntan por qué tarda tanto el trámite para obtener la nacionalidad croata, por qué no se habilitan más mesas y lugares para que puedan votar y por qué todavía no implementó el voto electrónico o por correo. La respuesta es clara, para  reducir al máximo el número de votantes croatas de la Inmigración que, salvo deshonrosas excepciones, votan por los candidatos de la línea patriótica y personajes como los ex presidentes Stjepan Mesić e Ivo Josipović, quienes trabajaron y trabajan en contra de los intereses del pueblo croata, nunca habrían sido elegidos. Por los motivos antes mencionados, entre otros, los herederos de la triple dictadura en Croacia se esmeraron para impedir una relación positiva y provechosa del Estado croata hacia la Inmigración croata.
Desde 1991 hasta 1999, durante los dos mandatos del presidente Franjo Tuđman, el Ministerio para los Inmigrantes se creó y cerró tres veces, lo cual implica que los herederos de la dictadura del entorno de Tuđman, disfrazados de demócratas y patriotas, tenían más influencia que el mismo presidente. Después de la muerte de Tuđman la relación entre el Estado y la Inmigración empeoró con la llegada de los ex comunistas al Gobierno y de Stjepan Mesić a la Presidencia de la República en el año 2.000., y esa situación perdura hasta hoy en día. Ni los gobiernos anteriores ni el actual tuvieron una estrategia seria, y menos aún voluntad, para establecer una relación normal y fructífera del Estado hacia la Inmigración y desaprovecharon conscientemente el capital humano, científico, demográfico, financiero, económico, patriótico y la experiencia de la Inmigración.
Lamentablemente en Croacia se sabotearon todas las iniciativas serias para reforzar las relaciones del Estado croata hacia la Inmigración. Y hoy con tristeza constatamos no solamente que nuestros inmigrantes no retornan, sino que nuevamente muchos croatas se van del país, sobre todo los  profesionales jóvenes que no tienen trabajo, pero también familias enteras. Y los medios controlados por los herederos de la dictadura yugoslavo-comunista-granserbia, todos en poder de grupos mediáticos extranjeros, sutilmente estimulan ese proceso. No obstante una gran mayoría en la Patria quiere que los croatas no abandonen su Patria y que retornen a su Patria o mantengan una relación viva con la Patria. Esa mayoría quiere expresar su cercanía a los inmigrantes que por distintos motivos tuvieron que abandonar su Patria, y a sus descendientes. Esa mayoría quiere conservar los lazos religiosos, idiomáticos, culturales e históricos que nos ligan. Esa mayoría entiende la diferencia entre Estado y Patria. Pero tanto nosotros aquí en la Patria como ustedes allí en la inmigración debemos ser conscientes de que los herederos de la triple dictadura trabajan arduamente para debilitar la consciencia nacional, borrar los recuerdos, anular la pertenencia, cortar de cuajo esos lazos y alejar definitivamente a los inmigrantes y a sus descendientes de la Madre Patria.
Croacia va a salir de la crisis actual, que no es solamente económica, cuanto antes cambiemos la actual relación negativa del Estado croata hacia la Inmigración y cuanto antes detengamos la nueva emigración. No dudemos de que nuestra Croacia, con la ayuda de Dios y nuestro empeño, una vez más va a encontrar en su corazón y en su alma las fuerzas necesarias para resurgir, como lo ha hecho tantas veces en sus catorce siglos de historia y en circunstancias peores que las actuales. No dudemos de que Croacia va a resurgir espiritual y materialmente. No dudemos en empezar a luchar hoy mismo para conseguirlo, como lo hicieron nuestros compatriotas en el pasado, y como lo van a hacer nuestros descendientes en el futuro. Juntos. Los croatas en la Patria y en la Inmigración. Los croatas en el Cielo y en la Tierra.

Y por si alguien siente cansancio o desesperanza le ofrecemos este párrafo del profeta Isaías: ¡Regocíjese el desierto y la tierra reseca, alégrese y florezca la estepa!¡Sí, florezca como el narciso, que se alegre y prorrumpa en cantos de júbilo! Le ha sido dada la gloria del Líbano, el esplendor del Carmelo y del Sarón. Ellos verán la gloria del Señor, el esplendor de nuestro Dios. Fortalezcan los brazos débiles, robustezcan las rodillas vacilantes; digan a los que están desalentados: "¡Sean fuertes, no teman: ahí está su Dios! Llega la venganza, la represalia de Dios: él mismo viene a salvarlos". Entonces se abrirán los ojos de los ciegos y se destaparán los oídos de los sordos; entonces el tullido saltará como un ciervo y la lengua de los mudos gritará de júbilo. Porque brotarán aguas en el desierto y torrentes en la estepa; el páramo se convertirá en un estanque y la tierra sedienta en manantiales; la morada donde se recostaban los chacales será un paraje de caña y papiros. Allí habrá una senda y un camino que se llamará "Camino santo". No lo recorrerá ningún impuro ni los necios vagarán por él; no habrá allí ningún león ni penetrarán en él las fieras salvajes. Por allí caminarán los redimidos, volverán los rescatados por el Señor; y entrarán en Sión con gritos de júbilo, coronados de una alegría perpetua: los acompañarán el gozo y la alegría, la tristeza y los gemidos se alejarán.

Mate Simic, desde Zagreb

No hay comentarios: