04 mayo, 2015

“100% por Croacia, Juntos hasta la la Victoria”



El sábado 2 de mayo, una hora antes de la manifestación organizada por los veteranos de la Guerra Patria en la Plaza Central de Zagreb, la „Plaza del Virrey Jelačić“, bajo el lema “100% por Croacia, Juntos hasta la la Victoria”, el obispo auxiliar de la archidiócesis de Zagreb, monseñor Ivan Šaško, presidió en la Catedral de Zagreb una „Misa por la Patria“ con motivo de la conmemoración del vigésimo aniversario de la operación
libertadora „Relámpago“, que finalizó con la victoria de las fuerzas croatas y la liberación de los territorios croatas ocupados por el agresor serbio-yugoslavo en Eslavonia Occidental, y para pedir por todos los que ofrendaron su vida en la Guerra Patria. 
Durante su homilía monseñor Šaško habló de la purificación como proceso que da fuerzas y frutos abundantes y que a nivel personal a menudo llamamos catarsis y a nivel social lustración. “La lustración, la purificación, está en curso hoy también en Croacia, pero la pregunta es qué se está purificando”, dijo y agregó que los defensores croatas defendieron los verdaderos valores de la sociedad croata, hoy también piden la unidad y nos advierten de que “en el árbol croata brotan frutos raros que tienen formas aún más raras”, “algunos son insípidos, otros incoloros, otros amargos y otros podridos”, “en lo alto del árbol croata encontramos frutos corroídos por la podredumbre y el veneno de aquella ideología que alimentaba el régimen comunista”, “los defensores croatas alumbraron las mentiras y le permitieron a la verdad que se ramifique, purificando la tiniebla del pasado e introduciendo frescura hasta el tronco de la alegría croata”, “no obstante, con el tiempo comenzaron a comprender que la lustración se implementó pérfidamente contra ellos”, destacó Monseñor Šaško y agregó que los defensores expresaron su oposición a las mentiras y al miedo, “las dos palancas con las que gobiernan los totalitarismos de distintos signos”, aunque de los defensores se habla con un vocabulario ofensivo y se desea embarrar su imagen en el propio pueblo. 
Intencionalmente se crea la impresión de que no resulta claro lo que los defensores piden, de que no saben articular sus exigencias y objetivos, de que no están a la altura del momento político. “La poderosa luz sobre ellos, sobre los individuos, no permite ver los demás problemas, pero ellos ya casi 200 días están viviendo en la calle y sienten como se cortan las ramas capaces de traer valiosos frutos y mostrar los verdaderos valores croatas crecidos en el árbol de la cultura cristiana”, concluyó el obispo Ivan Šaško. 

Después de la “Misa por la Patria” se inició la manifestación en la Plaza Central, repleta de gente al igual que las calles aledañas. En nombre de los veteranos de guerra habló Đuro Glogoški, quien en la Guerra Patria perdió las dos piernas en un ataque del agresor serbio-yugoslavo. Al comienzo dijo que “nosotros los veteranos de guerra no estamos protestando solamente por los combatientes croatas, sino por todas las personas comunes que viven en Croacia”, y aludiendo al Gobierno dijo: “les recuerdo las palabras que pronunciamos la última vez en este lugar, es pequeña la distancia desde esta Plaza del VirreyJelačič hasta la Plaza de San Marcos (que es donde está la sede del Gobierno). Si no pueden asegurar el futuro del pueblo croata, renuncien, si no antes, entonces el 30 de Mayo cuando se celebra el Día de la Patria”
Recordando la muerte de Nevenka Topalović, que falleció en los primeros días de la protesta de los veteranos de guerra, Glogoški dijo que los veteranos tenían una obligación moral, no solamente hacia ella sino hacia todos aquellos que dieron su vida por Croacia libre e independiente. Agregó que el Gobierno no tiene comprensión para los veteranos de guerra, pero tampoco para las víctimas de los bancos y los trabajadores de las empresas saqueadas y arruinadas, el gobierno no tiene comprensión ni deseo de hablar con nadie. “No tenemos tiempo de esperar el final de vuestro mandato, hasta el jueves - 7 de mayo – decídanse si están dispuestos a participar de la unidad o no” dijo Glogoški y agregó que si el Gobierno no está dispuesto a la unidad, que lo diga públicamente, y reiteró que el 30 de mayo “vamos a ir hacia la Plaza de San Marcos y entonces alguien se va a tener que ir”.

Los ex combatientes croatas son un ejemplo de unidad, lealtad y amor a la Patria, y justamente gracias a esos valores sociales y morales positivos pudieron defender al pueblo y a la Patria de la agresión serbio-yugoslava. Hoy nuevamente somos testigos del intento de los herederos del yugoslavismo comunista y granserbio de reconstruir Yugoslavia, para lo que necesitan polarizar a la sociedad y erosionarla moralmente.  Contra eso se levantaron los veteranos de la Guerra Patria, y por eso recibieron el apoyo claro e incondicional del pueblo y de la Iglesia. Todos los esfuerzos del Gobierno y de los medios de comunicación que controla, primero por evitar y después por dificultar, esta manifestación patriótica, fracasaron rotundamente.  
A los canales televisivos que transmitían en directo la manifestación, les cortaron la señal, en los canales de televisión que controla el Gobierno prácticamente no hubo información, pero la verdad no se puede encerrar y termina saliendo por todos lados.
Queda la imagen de una multitud envuelta en los colores patrios y pidiendo a gritos que este Gobierno indigno se vaya, y se va a ir, lo único que todavía resta ver es si se van a ir solos o los vamos a tener que echar. No tanto por la crisis económica como por el hecho de que aunque les hayamos perdonado el pasado totalitario, represor y criminal no lograron sentir ni un poquito el pulso del pueblo al que, porque ellos mismos así lo desean, pertenecen sólo biológicamente. 
El pueblo croata no está dividido, los yugoslavos comunistas y granserbiosno son parte del pueblo croata, están en Croacia pero no son croatas. El pueblo croata vuelve a estar unido, como en los tiempos gloriosos de la heroica defensa y liberación de nuestra Patria, y sabe muy bien que esa unidad purifica, da fuerzas y frutos abundantes, frutos que tienen sabor, color y dulzura. 
Con fe inquebrantable repitamos las palabras pronunciadas por el virrey croata Ivan Mažuranić en el Parlamento el 13 de diciembre de 1886: “Creo en Croacia, en su pasado y en su futuro”.

Mate Simic, desde Zagreb, para Croacias Totales

No hay comentarios: