24 mayo, 2015

Ana e Ivan Batalic llevan 86 años casados

Ana e Ivan Batalic cumplieron 86 años de casados. Tienen 102 y 103 años, respectivamente. Viven en una aldea cercana a Vrlike, en Croacia. Son el matrimonio de mas edad en toda Europa.
Cuenta Ana, para el Vecernji List, que ellos se conocieron y enamoraron cuando eran muy jovencitos. Los padres de ella querían que se case primero con un gendarme y luego con un cartero, pues consideraba bueno que el futuro marido tenga un sueldo estatal, pero ella solo tenía ojos para su Ivan. Cuando cumplió 17 años, se escaparon juntos
para casarse. Todo el pueblo enloqueció y sus dos hermanos fueron a buscarla, pero Ivan sacó una escopeta y gritó: 'Váyanse, o los mato'
Cuenta Ana también que jamás se arrepintió de haber seguido a Ivan.. Siempre fue bueno y lo sigue siendo. Sembraban trigo, maíz y cuidaban su ganado, vacas, ovejas, cerdos... Ella se dedicó a cuidar a sus siete hijos. 
Ahora perdió la vista pero nada le falta porque su esposo la ayuda en todo.
Ivan dice que se siente muy cansado, sus piernas ya no le responden como antes, y que los días pasan rápido, pero la noche se le hace muy larga y no desea conversar mucho. 
Pero Ana si!
Ella cuenta que se siente bien, pero desde que cumplió los 100 cree que la vida se le hizo mas difícil. Las imágenes de su vida se muestran ante sus ojos, especialmente las de cuando era una muchacha.
En la actualidad tienen siete hijos, un varón y seis mujeres, 15 nietos y 17 bisnietos. Casi todos ellos están lejos, pero nunca están solos. Smiljka los acompaña siempre. También los visita una enfermera todos los días y no toman ni un remedio!
El hijo mayor, que trabajaba en Alemania, les hizo construir una casa nueva, ya que la primera que tenían la incendiaron los chetniks en la segunda guerra mundial. Varias veces tuvieron que escapar del ataque de los serbios. Vivieron en Otišić, en Split, en Vrlika. Dice que los recuerdos de las guerras siguen vivos en su mente.
En los tiempos de paz, los hijos cuidaban el ganado, la casa estaba llena de jóvenes y las chicas cantábamos, agregó Ana. 
Ella no fue a la escuela, dice que no había en esa época. Nunca aprendió a leer y escribir, y por eso tiene tan buena memoria.
Cuando era jóven, cuenta Ana, no había nada, ni cremas, ni pinturas, nada! No había posibilidades de bañarse tampoco. Si alguien tenía una piscina, no podíamos bañarnos las mujeres. Había hombres, imposible sacarte la ropa y que te vean!, recuerda la abuela Ana.
Extraña mucho a la gente del pueblo, ya quedan pocos y los que hay, no se visitan entre ellos. Para sus cumpleaños los visita el alcalde de Vrlika, y les trae una canasta llena de frutas y kolaci (masas finas). Ana dice que si no fuera por sus hijos, no sabe como sobrevivirían. No tienen pensión, reciben 1000 kunas de ayuda social entre los dos.
Antes de retirarse los periodistas, Ana les cuenta su secreto para vivir tantos años: comer comida casera, repollo, pavita, leche, youguth. Beber agua y vino, pero este último solo para Navidad. Ser bueno con todos, respetar a las personas, no pelearse.
El periodista del Vecernji list se despidió prometiendo que volvería al año siguiente, a lo que la abuela le contestó: 'Vengan y quédense mas tiempo. Ustedes, los jóvenes, no saben vivir! No sirve así, todo a las apuradas ....'

Texto original


No hay comentarios: