30 mayo, 2017

Aportes croatas a la ciudad de Córdoba - Arco de Córdoba


En el año 1942 se comienza a construir el arco de la Ciudad de Córdoba, que fue inaugurado en 1943. 
'...Por este arco transitaron durante décadas todos los visitantes que arribaban a la ciudad desde el sur de la misma. Éstos pasaban por debajo de él y eran recibidos por un mensaje de la Dirección de Turismo y Transporte: “Bienvenidos a Córdoba”.

            Otros trabajos realizados en el lugar fueron la plaza que se erigió enrededor del arco y se la llama “República”, se tallaron en el lugar los escudos de las por entonces catorce provincias argentinas, en un gesto de amistad y confraternidad.
 Para el Mundial de Fútbol, Argentina ’78, se remodeló el lugar trazando una rotonda y eliminando el acceso por debajo del arco. Desde entonces hasta la actualidad los automovilistas deben bordearlo.
 El Arco de Córdoba, orgullo del barrio Empalme, fue portada de innumerables postales, marco de fotos de recién casados, destacamento de la policía camionera, cobijo de cirujas y palomas e, incluso, conserva huellas de los disparos efectuados en la revolución del 16 de septiembre de 1955.
Bien, en este “icono” de Córdoba fue fundamental el trabajo de los picapedreros croatas.
Se utilizaron 7.200 bloques de piedra. El trabajo era reducir grandes piedras a bloques que uno al lado de otro daban forma al arco. El oficio de trabajar la pierda era desconocido para los argentinos, por lo que se requería en general inmigrantes italianos ó croatas.
Estos últimos formaron una cuadrillas de obreros especializados en lo que mejor sabían hacer: trabajar la piedra. Oficio artesanal traído por ellos, gracias a una larga tradición. Eran, en su gran mayoría, dálmatas, istrianos y de Herzegovina por lo que estaban acostumbrados a trabajar la piedra, por ser el elemento más común en esas regiones para edificar. Habían llegado luego de la Primera Guerra y formaban parte de la inmigración económica, trayendo desde Croacia un milenario arte que aún hoy se ve reflejado en ciudades del Litoral que forman parte del patrimonio cultural croata, como las edificaciones e iglesias de piedra construidas en las ciudades de Zadar, Šibenik, Trogir, Split y Dubrovnik.
Estos obreros más que albañiles o picapedreros, eran artistas. Rudos escultores, lograban dar la forma y el tamaño requerido a los grandes bloques de piedras, como también a pequeñas obras pétreas con notable ductilidad y refinamiento, creando bellos trabajos tallados en piedra.

           La cuadrilla que trabajó en el arco osciló entre 20 y 30 croatas, pero al no encontrarse registros de ellos se han perdido los nombres de la mayoría. Se destacó como capataz Toma Barac, el responsable de la cuadrilla. De los demás obreros rescaté los nombres de Mateo Lušičić, Francisco Lušičić, Mateo Lušičić (hijo), Roko Radetić, José Zlopaša y Juan Gasparović. 
Este último sobresalió también en los trabajos de los escudos de las provincias argentinas que se encuentran al pie del arco.' 

Texto: Historia de la inmigración croata en Córdoba, Cristian Sprljan
Fotos: Croacias Totales

No hay comentarios: