06 febrero, 2016

Miles de fieles veneran en Roma las reliquias del santo croata Leopoldo Mandić



Tras la llegada de los restos de San Pío de Pietrelcina y San Leopoldo Mandic (croata) a la ciudad de Roma (Italia) el fraile capuchino Helmut Rakowski, funcionario en lengua alemana del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, los llamó “santos íconos de
la Misericordia que llegaron por la voluntad del Papa Francisco”.
En diálogo con ACI Prensa, el fraile recordó la intención del Santo Padre de llevar los restos de ambos  por el Año de la Misericordia: “en esta ocasión el papa Francisco desea promover fuertemente el sacramento de la reconciliación, y precisamente ambos han sido santos del confesionario que toda su vida se dedicaron a este sacramento”.
Resaltó también los cerca de 60 años de vida sacerdotal en los que ambos “tenían que sentarse en bancos de madera por más de 15 horas al día para escuchar a la cantidad de feligreses que llegaban”.

Miles de personas atravesaron la Vía de la Conciliación, que une Roma con el Vaticano, y acompañaron al cuerpo del Padre Pío y del fraile Leopoldo Mandic, entre cantos y rezos, y rodeados de un fuerte dispositivo de seguridad.
Los restos de San Pío de Pietrelcina y de san Leopoldo Mandic fueron conducidos durante cerca de una hora y media hacia el Vaticano en el interior de una urna que a su vez fue protegida por un cristal especial, pensado para evitar posibles daños. A su llegada a la plaza de San Pedro, fueron expuestos durante unos minutos.
Allí, los presentes celebraron una breve ceremonia y posteriormente fueron llevados al interior de la basílica vaticana a través de la Puerta Santa, que el papa Francisco abrió el pasado 8 de diciembre.


Los cuerpos de ambos santos fueron entonces colocados cerca del altar mayor de la basílica vaticana y allí permanecerán hasta el próximo 11 de febrero.
Durante estos días las autoridades locales esperan la llegada a la capital italiana de cerca de 70.000 fieles de todas partes del mundo, que participarán en los actos programados por el papa Francisco.

Hoy, sábado, el Papa Francisco celebró una audiencia jubilar con los grupos de oración del Padre Pío mientras que los días siguientes, 7 y 8 de febrero, estarán reservados exclusivamente a la veneración de las reliquias en la basílica vaticana.

El 10 de febrero, Miércoles de Ceniza, el papa celebrará una multitudinaria misa y enviará a los 1.071 sacerdotes llamados "misioneros de la misericordia" a todas partes del mundo para que absuelvan los pecados durante este Año Santo que concluirá el 20 de noviembre.

Fuente:

No hay comentarios: