17 agosto, 2016

Reflexiones de algunos obispos sobre la situación en Croacia


Frecuentemente sucede que quienes leen o escuchan nuestras reflexiones sobre la situación en Croacia consideran que las mismas son exageradamente críticas. Por ese motivo voy a citar solamente un párrafo de las homilías de dos altos dignatarios eclesiásticos pronunciadas el 15 de agosto en la festividad de la Asunción de la Santísima Virgen María, en las que además de explicar el sentido trascendente de dicha festividad, también se refirieron a la situación actual. 

Concretamente se refirieron a la necesidad de que la justicia croata (y no la justicia de algún otro país) se haga cargo del período yugoslavo-comunista (1945-1990), especialmente teniendo en cuenta que el 3 de agosto la justicia alemana condenó a cadena perpetua a dos jefes de la ex policía secreta yugoslavo-comunista que nunca fueron juzgados en Croacia. Los dos dignatarios sugirieron claramente que tenemos que construir el Estado y sus instituciones, incluidas las judiciales, para que sean capaces de enfrentarse a las partes oscuras del pasado yugoslavo-comunista que sigue frenando el camino del pueblo croata hacia una vida normal.

El cardenal arzobispo de Zagreb, Josip Bozanić, dijo lo siguiente:

“Queridos peregrinos, una cosa es segura: no podemos ni como individuos ni como pueblo alcanzar el bienestar sin capital espiritual, y el camino hacia el mismo no nos lo puede impedir ninguna institución, ninguna ideología, ninguna agencia. A ese capital se llega exclusivamente con la confianza en Dios, como la que tuvo la Santísima Virgen María y tantos para quienes Ella fue modelo. En Ti Señor confío, fue el lema del beato AlojzijeStepinac. Todo el capital espiritual que nos dejó ese maestro modelo de la confianza en Dios, tampoco hoy pierde actualidad. El año 1944, en una de sus últimas homilías en el Santuario de MarijaBistrica, así le rogó a la Virgen María: ¡Ayúdanos! Hoy, cuando el mundo se está resquebrajando y el diluvio de todo tipo de visiones está inundando las almas, ayúdale a tu pueblo croata para que permanezca fiel a su pasado croata y católico. Ya hace dos siglos que, bajo estas o aquellas apariencias, se ha intentado imponerle la visión comunista del mundo. El pueblo croata hasta ahora la rechazó plebiscitariamente. Ayúdale a que en el futuro también rechace el sistema que no conoce ni el santuario de la familia ni la libertad religiosa. Ayúdale también a que nunca caiga de rodillas ante el ídolo del dinero o del error. Que no olvide que solamente a uno debe servir: a su Dios Creador. Queridos fieles, hay mucho bien en nuestro medio. En nuestro pueblo vive una fuerte conciencia de solidaridad que se manifiesta en el encuentro con las desgracias y las necesidades de la gente. Es necesario cuidar el recuerdo de los gestos sencillos, valientes y generosos de nuestra gente al encontrarse con las necesidades de otros. Debemos renovar la brasa de la confianza en nosotros mismos, en nuestra unidad, en la posibilidad de un cambio para mejor, pues este pueblo desea vivir dignamente, quiere un futuro mejor para sí mismo y para sus hijos. Este pueblo, porque desde siempre lo caracterizó el amor a la paz y el sentimiento por la justicia, está cansado de que la verdad sobre su historia la tenga que buscar en los tribunales que están fuera de sus fronteras. Y por eso desea que en su Patria se creen las condiciones para un sistema jurídico y legal en el que se pueda confiar”.

El obispo de Sisak Vlado Košić, recordando que el martes 16 de agosto comienza la campaña preelectoral para las elecciones parlamentarias anticipadas, dijo:

“Oremos de manera especial por nuestra Patria en esta festividad de la Asunción de la Virgen. Encomendémonos a nuestra Madre María pidiéndole que interceda para que lleguen al gobierno personas honestas, personas para las que en su corazón en primer lugar esté el bien común y no su bien personal. Personas que tengan la valentía de enfrentarse a la corrupción financiera y política, que de una vez por todas nos liberen de la herencia yugoslavo-comunista e implementen la lustración para que no tengamos que mirar hacia Alemania, sino que solos rechacemos a aquellos que, como el rey Herodes, cometieron crímenes contra nuestro pueblo y lo persiguieron durante tantos decenios que aun hoy se siente esclavo en su propia tierra, que si bien fue liberada no fue purificada de la suciedad de las antiguas mentiras y la desesperanza que le impusieron. Lustrar significa iluminar: con la luz del Evangelio y con la luz de Cristo que nos dio María debemos iluminar nuestro pasado y nuestro presente y descubrir qué es lo que nos hace incapaces para el futuro y rechazar eso. Eso lo podemos hacer en las próximas elecciones. El 3 de agosto en Alemania no fueron condenados apenas dos agentes de la ex policía secreta yugoslava sino todo el sistema yugoslavo-comunista que asesinaba a los patriotas croatas en el extranjero. ¡Eso no ha sido dicho en forma suficientemente clara, por eso repito: la Yugoslavia comunista fue condenada como Estado terrorista y su régimen comunista como régimen criminal pues mataba a los croatas en el extranjero! Por eso hoy ya no pueden gobernar Croacia aquellos que protegían y protegen a los asesinos y a ese régimen criminal. ¡Eso se debe terminar de una vez para siempre! Tal vez sería bueno hacerle caso a un ex diputado del Parlamento Croata que propuso que se publique la lista de todos los que el 28 de junio de 2013 votaron a favor de una ley para proteger a los ex agentes de la policía secreta yugoslava y que los votantes en las próximas elecciones sepan al ir a votar quiénes fueron los protectores de los asesinos y criminales y de ninguna manera los elijan. Pidámosle al Señor y a su santísima Madre que tengan compasión de nosotros y hagan de nuestra Croacia el lugar de su domicilio permanente en el que toda nuestra vida sea un agradecimiento permanente a Dios y en el que se eliminen aquellos que le sirven al dragón del diablo y a los Herodes y se impidan para siempre sus planes.”

Mate Simic, desde Zagreb


No hay comentarios: