25 febrero, 2017

Marko Veselica, In memoriam


Los héroes croatas de la segunda mitad del siglo pasado poco a poco finalizan su peregrinación por su patria terrenal hacia la patria celestial prometida a los  “Bienaventurados”: los pobres de espíritu, los mansos, los que lloran, los que tienen hambre y sed de justicia, los misericordiosos, los limpios de corazón, los que buscan la paz, los perseguidos por causa de la justicia, los injuriados, perseguidos y calumniados a causa de su fe.


Marko Veselica finalizó su peregrinación por su Croacia hacia el Cielo prometido recorriendo el camino de las Bienaventuranzas, acumulando méritos y llevando como prenda ante el Señor a su Croacia. Falleció el día 17 de febrero a los 81 años. Fue uno de los líderes indiscutidos del movimiento surgido a comienzos de los años 70 del siglo XX, conocido popularmente como “La Primavera Croata”, que surgió como reacción a la situación en la que se encontraba el pueblo croata en la cárcel yugoslava. Cuando el régimen yugoslavo-comunista y granserbio de Josip Broz, más conocido como el Mariscal Tito, con una represión brutal ahogó “La Primavera Croata”, comenzó un nuevo Vía Crucis para el pueblo croata y en especial para quienes lideraron el movimiento nacional.

Una de las víctimas de la represión del régimen fue Marko Veselica, que pasó los 18 años siguientes entre los tribunales y las cárceles yugoslavas. En 1972 fue arrestado,  acusado de contrarrevolucionario y condenado a varios años de cárcel. Amnesty International lo declaró „preso de conciencia“. Tras salir de la cárcel pesó sobre él la prohibición de actuar en público. En 1981 fue nuevamente arrestado juzgado y condenado a prisión por firmar una petición para la liberación de los presos políticos y conceder un reportaje al diario alemán “Der Spiegel” titulado “La cuestión croata es la enfermedad mortal de Yugoslavia”. No quiso huir de Yugoslavia porque, como le confesó a sus amigos íntimos, en el exterior lo asesinarían los agentes de la policía secreta yugoslava como asesinaron a tantos otros luchadores por la causa croata. Pasó en total más de 12 años en la cárcel, y la prohibición de actuar en público duró todo hasta que a finales de la década del 80 del siglo XX surgió el movimiento independentista liderado por Franjo Tuđman y la Unión Democrática Croata. Por la libertad del pueblo croata y por la independencia estatal croata fueron encarcelados miles y miles de croatas, uno de los abanderados de esa lucha fue sin dudas Marko Veselica.


En el entierro en el cementerio de Mirogoj en Zagreb ante una verdadera multitud se despidió de él su compañero de lucha y líder estudiantil durante “La Primavera Croata”, Dražen Budiša, quien destacó: “A Marko Veselica lo vamos a recordar por su entrega generosa. Es grande porque llevó con valentía su carga, todo lo soportaba con su fe en Croacia. En aquellos tiempos no había un hombre más grande que Marko. Los ataques contra él fueron un anuncio de lo que iba a suceder - un golpe brutal del régimen yugoslavo contra la Primavera Croata”. Irónicamente el reconocimiento a todos sus  sacrificios y esfuerzos llegó recién cuando falleció. Para este auténtico héroe croata no hubo lugar en la Yugoslavia comunista y granserbia de Tito, lo cual es lógico, pero tampoco hubo mucho lugar para él en el nuevo Estado croata, lo cual es más que ilógico pues toda su lucha fue por un Estado croata independiente y democrático.

Esto deja un sabor amargo porque sabemos todo lo que él hizo y sufrió por Croacia y por su pueblo, mientras que buena parte de aquellos que fueron parte del régimen yugoslavo comunista y granserbio o no hicieron ni sufrieron nada por Croacia y por su pueblo se encaramaron en lo más alto de la estructura estatal. No obstante, para todos los auténticos patriotas que fueron marginados - no por haber sido menos importantes o valiosos, sino porque se sabía de su autenticidad y honestidad y que nunca cambiaron sus posturas ni negaron los intereses nacionales croatas - los méritos, el martirio y la visión que Marko Veselica introdujo en la lucha por este nuestro Estado son muy significativas.

Los “conversos” cotizaban bien en el nuevo Estado croata, hubo más Pablos que Saulos, los croatas auténticos no encajaban en la mediocridad y la corrupción, ni fueron parte del aparato represivo yugoslavo-comunista y granserbio que retuvo las palancas del poder económico en el nuevo Estado croata aunque en la Yugoslavia de Tito reprimió todo lo que respiraba autenticidad croata. Por eso es importante destacar la figura de Marko Veselica y rendirle el merecido homenaje. Porque fue uno de los pocos que se sacrificó por su patria sin preocuparse de su carrera y de su destino personal. Sabía decir que su destino personal no valía nada si no se conjugaba con el destino de su pueblo, que la grandeza está  en preocuparse y sacrificarse por los demás. Y justamente él se preocupó y sacrificó por su pueblo croata. Fue un idealista que despertó al pueblo croata y que, como dijo un compañero suyo de lucha, siempre llevó a Croacia en su corazón y no en su bolsillo.
Y finalizamos este In memoriam como lo hizo Ante Glibota, amigo y compañero de lucha de Marko Veselica, en su carta de despedida, citando a “Los Hermanos Karamazov” del autor Fiodor Dostojevski: 
-¡Karamazov! -exclamó Kolia-. ¿Es verdad lo que dice la religión de que resucitaremos de entre los muertos y volveremos a vernos todos, incluso Iliuscha?
-Es verdad: resucitaremos, volveremos a vernos y nos contaremos alegremente todo lo que ha ocurrido -respondió Alioscha sonriendo.
Y, hasta entonces, querido amigo mío, querido Marko, querido caballero croata nuestro y padrino, con cuyo nombre, en Tu honor, con Tu nombre bauticé a mi hijo, navega por las amplitudes cósmicas llevado por los ángeles y la Santísima Virgen María, Reina de los Croatas, que te van a cuidar y guiar hacia la Providencia de Dios, hacia la Misericordia de Dios. ¡Hasta pronto…querido amigo!

Mate Simic, desde Zagreb


No hay comentarios: