24 abril, 2017

Buscando fragmentos del pasado en la Argentina


  
Zorka Rasić tenía doce años cuando en 1942 llegó a Jasenovac. Pero no era una prisionera: el trabajo de su padre Jure, que acababa de regresar de Bélgica, la trajo a un pueblo cercano. Jure se había acercado al movimiento Ustasha mucho antes de la guerra  y  a su retorno al Estado Independiente de Croacia fue designado como vocero del comando de Jasenovac.

Llevó a cabo esta labor hasta julio de 1944, cuando los partisanos atacaron el tren en el que viajaba a Zagreb. El sargento ustasha Jure Rasić se suicidó, luego de ser gravemente herido.
Antes de eso y de manera plenamente consciente, vertió gasolina en las cartas confidenciales que llevaba y las prendió fuego para evitar que cayeran en manos enemigas.

La vital Sra Zorka Rasić, nacida en 1929, les describió a Igor Vukić y Zdenko Kuftinec, la experiencia de su familia. Estos historiadores viajaron desde Zagreb a Buenos Aires,  buscando fragmentos de los hechos históricos.
Los testimonios de este tipo son muy valiosos para los investigadores. A pesar de que los recuerdos de una jovencita que vivió en Jasenovac desde 1942 a 1944 no deben tomarse como una verdad absoluta, este encuentro fue muy valioso para Vukić y Kufnetic ya que les aportó fotografías auténticas  de Jasenovac en la época de la guerra, que trajera con  ella a la lejana América del Sur.

Igor Vukić es periodista y publicista, Secretario General de la Asociación para el Estudio del triple campo Jasenovac.  Zdenko Kuftinec investiga la historia militar y de guerra, sobre todo la acción Ustasha, del Domobran y de otras tropas durante la Segunda Guerra Mundial.
Están durante un mes en Buenos Aires para conversar con el mayor número de personas sobre el período histórico al cual se dedican. Revisaron una serie de archivos personales y colecciones de fotos. Argentina es particularmente interesante, ya que aquí viven descendientes de muchas personas importantes e influyentes de la época de la guerra.
"Hablar con Zorka Rasić reforzó una vez más la idea de que el campo de Jasenovac era un campo de trabajo, en donde no había ningún tipo de asesinatos en masa", dijo Igor Vukić.

La llegada de los historiadores a Buenos Aires se produjo después de realizar contactos vía e-mail y Skype, durante más de dos años. Sin embargo los encuentros directos son irrecuperables.
Zdenko Kuftinec hace hincapié en que los mejores resultados se obtienen mirando juntos las fotos: "Miles de imágenes de la Segunda Guerra Mundial se encuentran en archivos y museos croatas, pero falta gente que pueda identificar a las personas de las fotos. Y es verdaderamente placentero encontrar el diario de guerra de una persona, que arroja nueva luz sobre la compleja historia de la guerra en Croacia", añade Kuftinec.

Los investigadores fueron invitados al programa de radio Croacias Totales de Buenos Aires. Describieron los resultados de su trabajo, la situación de los archivos y la disponibilidad de datos sobre los acontecimientos históricos que los atañen. Presentaron el trabajo de la recientemente creada ‘Comisión para el esclarecimiento del pasado’. Los oyentes tuvieron la oportunidad de realizar preguntas interesantes y de presentar propuestas de trabajo en común.


La visita de los dos historiadores de Zagreb creó otro puente más entre los inmigrantes que viven fuera y los que viven dentro de Croacia, en un esfuerzo de mostrar  con una visión realista y objetiva los temas sensibles de la historia croata. 

Stella Hubmayer

Texto en croata

No hay comentarios: