10 mayo, 2018

La presidente croata rindió homenaje a las víctimas croatas asesinadas en Macelj



En 1992, después de que Croacia se independizara, se excavaron 1163 cadáveres en 23 fosas comunes en la región de Macelj, dejando alrededor de 130 posibles fosas comunes inexploradas.  El análisis de ADN se realizó en unos pocos cientos de ellos. Los nombres de las personas identificadas no se publicaron oficialmente, pero está claro que fueron víctimas de una ejecución en masa. Una gran cantidad de cadáveres fueron arrojados a las muchas fosas de la zona, lo que dificulta localizar a todas las víctimas.
No se realizó más investigación sobre este tema, y ​​las conclusiones finales sobre las excavaciones no se pueden extraer todavía. Algunas de esas ejecuciones se han investigado, pero nunca se ha enjuiciado a nadie.
Entre los ejecutados en Macelj había 25 sacerdotes católicos del monasterio franciscano de Široki Brijeg, que estaban temporalmente escondidos en la cercana Krapina.  En 2008, el Ministerio del Interior croata inició una investigación sobre la posible participación de Stjepan Hršak en ese evento. 

En el año 2015 se realizó un nuevo entierro de los cuerpos excavados y fue seguido por una misa pública dirigida por el cardenal Josip Bozanić, en ese momento arzobispo de Zagreb.



La presidente de la República de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarović, rindió homenaje a las víctimas croatas asesinadas por el ejército yugoeslavo, luego de finalizada la Segunda Guerra Mundial,  en Macelj.
A continuación compartirmos las palabras publicadas por la presidente en su facebook.


"Toda víctima de crímenes tiene derecho a una tumba y a un monumento público. Ese derecho no lo tuvieron durante  cuatro décadas y media las víctimas croatas después de finalizada la Segunda Guerra Mundial. Ningún objetivo político ni disposición puede justificar los crímenes que aparecen en su nombre.
Después del establecimiento del estado croata, libremente visitamos Bleiburg, Tezno, Huda Jama, Kočevski Rog y otros monumentos conmemorativos. Agradecemos a las autoridades austríacas y eslovenas que todos los años hacen posible que muchos peregrinos visiten estos lugares.
Este año fui a Macelj  para rendir homenaje a las víctimas de este patíbulo, porque en la República de Croacia, este es uno de los pocos cementerios que se ha explorado y tiene un digno monumento conmemorativo.
También tenemos que hacer esto en otras fosas comunes, para conmemorar a todas las víctimas de nuestros víacrucis post guerra y escribir nuestros pensamientos, oraciones y recuerdos. No para volver al pasado, sino para encontrar la verdad completa que curará las heridas y nos permitirá mirar el futuro juntos.
Con este acto, rindo homenaje a todos los croatas enterrados en toda Croacia, Eslovenia, Bosnia y Herzegovina después del final de la Segunda Guerra Mundial.
¡Que a todos les sea agradable la tierra croata y cualquier otra en la que descansen!"

No hay comentarios: